2018: El año que Europa vivió peligrosamente

26 Dic 2018: El año que Europa vivió peligrosamente

Artículo publicado en La Razón el 22/12/2018

Cuando llegué al Parlamento Europeo en 2014, muchos de los problemas que vivimos ahora en Europa ya estaban presentes. Y, sin embargo, me habría sido difícil imaginar que cuatro años después la política europea iba a estar marcada por ciertos acontecimientos. El principal de los cuales, a mi juicio, ha sido la negociación del brexit, que por fin se ha sustanciado en un acuerdo. El caos y la crispación actuales es lo único que los nacional-populistas están en condiciones de ofrecer. Lo único sensato es organizar una nueva consulta con dos opciones: el acuerdo entre Londres y los 27 o permanecer en la UE.

El otro gran asunto europeo ha sido la inmigración. Todo comenzó con la crisis de los refugiados, pero ha sido en 2018 cuando el debate ha alcanzado su punto más alto, precisamente en el año en que se han desmoronado las solicitudes de asilo. ¿Sorpresa? En absoluto, el debate migratorio es sólo una excusa para activar políticamente los instintos xenófobos, sólo así se explica la psicosis existente en países como Hungría, donde apenas hay inmigrantes. En parte, lo que está ocurriendo es responsabilidad de la izquierda, con su retórica banal y sus políticas de identidad. La Unión ha fracasado en dotarse de una política migratoria común. Es el punto más débil de los europeístas.