“Venezuela no puede esperar más”

23 May “Venezuela no puede esperar más”

Mi intervención completa en la Manifestación sobre Venezuela el 22.05.2016

En Europa escuchamos a diario la cantinela de los asuntos propios. Nos dicen que el Brexit no es asunto europeo, sino de los británicos. Nos dicen que el intento de secesión de Cataluña no es asunto europeo, sino español. Nos dicen que exigir el respeto a las normas e instituciones democráticas, a los derechos humanos y a las libertades fundamentales en Venezuela es una injerencia. El Embajador de Venezuela ante la UE nos ha escrito esta semana para calificar de “injerencista, irrespetuosa y violatoria de los principios de Derecho internacional” la apelación de la Alta Representante Mogherini al Parlamento Europeo de apoyar “cualquier solución útil” para facilitar la transición democrática de Venezuela y atajar la gravísima crisis humanitaria en la que se encuentra.

Precisamente las mismas palabras que pronunciaron en Estrasburgo aquéllos que dicen aquí que unidos pueden…

¿Injerencia?

Preocuparnos por los venezolanos no es injerencia. Es lo que hacen unos hermanos por otros cuando los ven en apuros. Y lo que ocurre a nuestros hermanos es asunto nuestro.

El sueño de todos los totalitarios es un mundo de fronteras cerradas donde a nadie le importa el sufrimiento de los demás. Pero déjenme decirles: los europeístas rechazamos esta cantinela. Porque es mentira. Es una gran mentira que solo conviene a oportunistas, populistas y totalitarios.

Venezuela sufre un fallo multiorgánico. Le fallan los riñones, el hígado, los pulmones, el corazón. Se racionan la electricidad y los derechos. No hay medicinas ni libertad. Se silencia a quien pide comida y a quien pide democracia. Se bloquea el orden constitucional. Y cuando lo denunciamos y ofrecemos nuestra ayuda ¿todavía nos dicen que nos metamos en nuestros asuntos?

No nos lo dicen sólo los jerarcas del chavismo o sus delegados por el mundo. A mí me lo han dicho en las redes sociales. “¿Es que no tenemos bastantes problemas en España, o en Europa?” Yo les respondo que el progreso político y moral siempre ha tenido que ver con vivir como propios los problemas de los demás. No es tan difícil de entender. Una persona que no tiene para comer pasa la misma hambre si nació en Madrid o en Caracas. Un enfermo sin medicinas sufre el mismo dolor y angustia en Barcelona o en Maracaibo. Alguien a quien encierran por oponerse al poder siente el mismo miedo sea español o venezolano.

Sr. Maduro, no nos pida que nos desentendamos. No nos pida que nos ocupemos de nuestros asuntos.

Porque, Presidente, Venezuela no puede esperar más. Y no podemos salvar a los venezolanos uno a uno. Ni de seis en seis. Es imperativo que su gobierno solicite la ayuda humanitaria que se resiste a pedir para que los venezolanos, su pueblo, sus compatriotas, nuestros hermanos, tengan una oportunidad. Europa, el mundo entero, está dispuesto a hacerlo.